Participá del programa

Ganá los regalos

domingo, 24 de agosto de 2014

22 - Futuro: Carga tributaria argentina


Por el 21:33


El Instituto Argentino de Analisis Fiscal (IARAF) sacó un informe titulado: "El Fisco argentino- Nacional, Provincial y Municipal- se lleva entre un 47% y un 60% de los ingresos de familias asalariadas en concepto de impuestos". ¿Qué es IARAF, es un instituto publico o privado, quienes lo integran? Además, Kevin Bongers, nos analiza el informe, cual es su metodologia y si se puede difundir la noticia como "el 50% de los ingresos familiares sean destinados a pagar impuestos".




IARAF - El Fisco argentino- Nacional, Provincial y Municipal- se lleva entre un 47% y un 60% de los ingresos de familias asalariadas en concepto de impuestos

Al final del texto se encuentran las aclaraciones, cuadros y gráficos para complementar el análisis, de todos modos pensando en los no afines a las ciencias económicas se intentará una explicación de modo que no sea necesario recurrir a ellos para comprender la siguiente columna.

Introducción

Estuvo circulando en varios medios un informe del IARAF con el título "El Fisco argentino se lleva entre un 47% y un 60% de los ingresos de familias asalariadas en concepto de impuestos", en el estudio se tomaron 4 muestras de familias tipo, asalariadas y que trabajan en el sector formal ("en blanco") de la economía, con ingresos totales de $14.400, $31.300, $45.700 y $65.700 para cada muestra (estos salarios netos de aportes y contribuciones son $9.700, $21.000, $31.000 y $48.000), obteniendo cargas del 47, 53, 58 y 59,5% respectivamente, pero considerando a los aportes y contribuciones como impuestos. Si no lo hiciéramos, las cargas resultarían en 22%, 30%, 40% y 45%. ¿Deberíamos considerarlos? ¿Cuál es la importancia de cada impuesto (ganancias, IVA, etc.)? ¿Cómo y sobre quienes avanzó la carga impositiva?

Sobre el informe de IARAF

Antes de responder estas preguntas, dejemos en claro el método. El Instituto Argentino de Análisis Fiscal es un ente privado que midió la carga tributaria argentina (encargados del informe mencionado: Nadin Argañaraz, Sofía Devalle y Andrés Mir) mediante estimaciones propias de cómo afectarían al salario de una familia tipo, las legislaciones impositivas vigentes a nivel nacional, provincial y municipal, tomando en estos dos últimos casos ejemplos de impuestos representativos de todas las provincias y municipios, especialmente de los grandes centros urbanos (ver cuadro 1). Además, estimó las riquezas de estas familias según sus salarios para así calcular impuestos como bienes personales y automotor. De esta manera, hay que dejar en claro que los resultados obtenidos por el informe no se pueden trasladar de manera muy confiable a:1) Los asalariados con ingresos totales considerablemente inferiores a $14.400 ($9.700 neto de aportes y contribuciones) o considerablemente superiores a $65.700 ($48.000 neto de aportes y contribuciones).
2) Los asalariados en la economía informal ("en negro").
3) Los no asalariados, es decir, aquellos cuyos ingresos estén conformados por beneficios empresariales, intereses financieros o rentas (alquileres, etc.).
Sólo podemos decir del primer grupo de "excluidos" del análisis, que quienes cobren menos de $14.400 tendrían una carga menor a la mínima obtenida en el informe, y quienes cobren más de $65.700, tendrían una carga mayor a la máxima obtenida. Sobre el segundo y tercer grupo de excluidos, la investigación no arroja datos. También hay que dejar en claro que aquí se analizan solamente las cargas formales diferentes a las efectivas que desgraciadamente se ven afectadas por la evasión, y por lo tanto son menores.
A través de estos métodos se llegó a la conclusión de que las cargas tributarias formales son del 47,2% para el ingreso total de $14.400, del 53,1% para el ingreso total de $31.000, del 58,4% para el ingreso total de $45.000 y del 59,5% para el ingreso total de $65.000 (ver cuadro 2).

Día de la Independencia tributaria (ver cuadro 5)

Para hacer más ilustrativo el análisis, con estas cargas el IARAF calculó el "día de la independencia tributaria", el cual consiste básicamente en aplicar los porcentajes obtenidos al año calendario para separar la parte que trabajamos "para el Estado" y la que trabajamos para nosotros mismos. Así, si empezamos a trabajar el 1ro de enero para el Estado, el día de la independencia tributaria sería la fecha del año a partir de la cual empezamos a trabajar "para nosotros mismos".
Los días de la independencia obtenidos fueron los siguientes: 21 de junio, 13 de julio, 1 de agosto y 5 de agosto respectivamente para cada ingreso. Ciertamente muy interesante, ahora, hay una parte del análisis que es necesaria y que por lo que vi, los medios no aclararon. ¿Trabajamos realmente hasta esas fechas "para el Estado"? La respuesta, sin lugar a dudas, es no. ¿Porqué? Como ya aclaramos, esa carga tributaria incluye aportes y contribuciones, los cuales pagan la jubilación del trabajador y otros beneficios según el convenio (ART, seguros, etc.). De esta forma, en realidad los días que dejamos de trabajar "para el Estado" serían: 23 de febrero, 17 de marzo, 19 de abril y 30 de abril para cada ingreso. La diferencia entre estos últimos y los calculados por el IARAF, son días que trabajamos para pagarnos la jubilación y otros beneficios, no para el Estado.

El criterio utilizado: consideraciones

Las anteriores cargas tributarias se calcularon sobre los ingresos totales, es decir, todo el salario, incluyendo los aportes y contribuciones y tomando en cuenta a éstos como componentes de la carga tributaria, o en otras palabras, considerándolos impuestos. ¿Esta decisión es correcta? El propio informe del IARAF plantea el debate de la siguiente manera: "[...] si bien son fondos que se detraen obligatoriamente de los ingresos de los trabajadores, implican un beneficio a futuro derivado de los ingresos jubilatorios, a diferencia del resto de los impuestos que no tienen una contraprestación directa [...]".
Después citan una investigación elaborada por Víctor Thuronyi (“Tax Law Design and Drafting”, International Monetary Fund, 1.996, Chapter 11: Social Security Taxation) para sostener: “[...] a pesar que este tipo de fondos implican un beneficio o contraprestación a fututo, […] estos beneficios no están claramente determinados o cuantificados, considerando que el Estado tiene potestades para modificar las condiciones de cobro y fórmulas de cálculo de los mismos en el futuro [...]”.
“[...] El trabajo concluye que los aportes y contribuciones a la seguridad social funcionan en la práctica de manera similar al resto de los impuestos, pudiendo en consecuencia ser denominados bajo esta clasificación [...]”.
Sin embargo, sin contradecir que los beneficios no están claramente determinados o que los conceptos funcionan de manera “similar” al resto de los impuestos, creo personalmente que los aportes y contribuciones no deben ser considerados impuestos a los efectos de este análisis, ya que implican un beneficio a futuro (demás fundamentos: ver aclaración 1).
Con este criterio, la carga impositiva debe recalcularse para obtener el peso de los impuestos del tipo “sin contraprestación” sobre el ingreso neto de aportes y contribuciones (ver cuadro 3).
De esta forma, las cargas tributarias son del 21,7% para el ingreso de $9.700, del 30,5% para el ingreso de $21.000, del 40,3% para el ingreso de $32.000 y del 44,6% para el ingreso de $48.000.

¿Cuál es la importancia de cada impuesto?

En los ingresos más bajos, la mayor carga tributaria la representan los impuestos indirectos (principalmente el IVA), con un peso del 19,6% del salario neto para el primer ingreso (casi la totalidad de la carga total) y del 16,3% para el segundo, disminuyendo al 13,8% y al 12% en el tercero y cuarto. El impuesto a las ganancias tiene un peso del 0%; 11,9%; 23% y 28% respectivamente para cada uno, representando más de la mitad de la carga total para los dos salarios más altos. El rubro “otros” (inmobiliario, automotores y bienes personales) tiene un peso de entre el 1,4% para el ingreso más bajo y 3,4% para el más alto. Con esto vemos que los impuestos directos como ganancias, bienes personales y demás, tienen un efecto progresivo (mayor ingreso: mayor carga porcentual) mientras que los indirectos como el IVA tienen un efecto regresivo (mayor ingreso: menor carga porcentual).

¿Cómo y sobre quiénes avanzó la carga impositiva?

Para responder a esto, el IARAF presenta los datos correspondientes a la situación de estas familias representativas en los años 2.011, 2.012 y 2.013, con los salarios correspondientes a esos años, es decir que no se compara un ingreso de $9.700 en 2.011 con uno de $9.700 en 2.014, sino que se tienen en cuenta los aumentos salariales de cada año, para así contrastar las situaciones teniendo en cuenta todos los cambios que hubieron en el medio.
Según el criterio del IARAF (aportes y contribuciones como impuestos), la carga total desde el 2.011 hasta el 2.014 subió un 0,7% para el primer ingreso (como porcentaje del mismo), un 6,4% sobre el segundo, un 10,7% para el tercero y un 8,6% sobre el cuarto ingreso (ver gráfico 1). Según el criterio del ingreso neto, los crecimientos son del 1% ; 9,5% ; 13,9% y 10,8%. Con ambos criterios podemos notar que el aumento de la carga tributaria en los últimos tres años fue vertiginoso para los asalariados con ingresos netos cercanos o mayores a $21.000, no así para los ingresos netos cercanos o menores a $9.700, donde la carga aumentó en un 1% o menos. También por ambos criterios (principalmente con el del IARAF) es visible que hoy la carga es mucho más progresiva que antes, ya que en 2.011 éstas eran muy similares para los 4 niveles de ingresos.


¿Cuáles son las causas de estos incrementos? (ver cuadro 4).

En el ingreso más bajo, el crecimiento de la carga del 1% se dio en 2.012 a causa de los incrementos en impuestos provinciales y municipales. En los siguientes 3 ingresos, la principal causa por lejos es la variación del peso del impuesto a las ganancias, lo cual se debe a la falta de actualización del mínimo no imponible para los años 2.012 y 2.014. El peso de dicho impuesto en 2.011 era del 2,4% ; 10,2% y 18,1% respectivamente para estos tres ingresos, y hoy es del 11,9% ; 23% y 28%, manteniendo un incremento aproximado del 10% para cada uno (para el salario más bajo, se mantuvo en 0%). Recordemos que el impuesto a las ganancias abarca hoy al 10,4% de los trabajadores, no a “tres de cada cuatro” como sugiere la presente muestra. En segundo lugar, el impuesto a los bienes personales explica un incremento de aproximadamente el 1% de la carga sobre los tres ingresos más altos, y esto también se debe a la falta de actualización de los parámetros de cálculo. Por último, podemos ver que se redujo el peso de los impuestos indirectos en aproximadamente el 1% del salario debido a que según el IARAF, el porcentaje de ingreso destinado a consumo por estas tres familias representativas tuvo una leve caída respecto a 2.011, sobre la veracidad práctica de esto probablemente trataremos en otro informe.


Gráfico 1


Gráfico 2

Fuente: IARAF en base a legislación tributaria y estimaciones propias.

Gráfico 3



Gráfico 4



Gráfico 5

Fuente: IARAF en base a legislación tributaria y estimaciones propias.

Aclaración 1

Razones por las que no deben considerarse impuestos los aportes y contribuciones:
1) Implican de forma directa, un beneficio futuro (jubilaciones, ART, obra social, según el convenio), y los impuestos son transferencias realizadas al Estado sin contraprestación directa.
2) Aunque estos beneficios no estén cuantificados, no hay evidencia para suponer que serán relativamente menores a los aportes y contribuciones realizadas.
3) Considerarlos como impuestos es el punto de vista clásico en materia contable o para análisis macroeconómicos (por ejemplo, para medir el tamaño del Estado), pero en este caso si lo que buscamos es medir la carga de los impuestos sobre el salario de las personas, nos interesa saber la parte del mismo que se “pierde” o que “no puede ser usado” por los trabajadores, mientras que los aportes y contribuciones sí tienen un uso a futuro.
Fuente: elaboración propia.


Acá podes dejar tus consultas...

0 comentarios:

Publicar un comentario