Participá del programa

Ganá los regalos

viernes, 18 de julio de 2014

17 - ¿Quien sos?: Catastrofes Naturales


Por el 1:03


Vamos a ver cual es la relación que existe entre las catástrofes naturales y la economía. Particularmente, Pablo García viene a contarnos sobre la experiencia que vivieron los japoneses con la central nuclear Fukushima I.





Catástrofes Naturales.

¿Qué son?

Las catástrofes o desastres naturales son los hechos producidos por fenómenos o incontinencias provocados por la naturaleza, con o sin injerencia del hombre, que causan grandes pérdidas materiales y humanas.
Ejemplos de catástrofes naturales lo son, aludes, huracanes, tornados, terremotos, tsunamis, granizos, sequias, grandes lluvias, erupciones volcánicas, tormentas de arena, entre otros.

¿Por qué con o sin acción del hombre?

Porque podemos distinguir diferentes tipos de catástrofes, ya que algunas producen saldos de víctimas y pérdidas económicas sin necesidad de un error humano, pero en cambio hay las que se ven empeoradas por una mala planificación, una obra existente en ese lugar, contaminación, etcétera.
Por último podemos distinguir las catástrofes provocadas en exclusividad por el accionar de la  humanidad, como por ejemplo la catástrofe de Chernóbil, que no tiene participación de la naturaleza, sino de las malas decisiones tomadas por los que controlaban esa central nuclear.

¿Por qué producen efectos económicos?

Estos grandes siniestros tienden a destruir todo lo que a su paso se encuentra, y dada la diversidad de actividades, sin dudas afectará la actividad de varios agentes económicos. Es difícil buscar una solución a esto, ya que no se pueden predecir con exactitud estos fenómenos, más si prevenir los daños. Existen países que destinan grandes porciones de su presupuesto ya que están constantemente expuestos a este tipo de fenómenos.
Para poder entender un poco estos efectos económicos, y hacerle un poco de honor al nombre del bloque, vamos a introducirnos a un caso en particular, que involucra a una central nuclear como la de Chernóbil, pero también acción de la naturaleza.

Fukushima I

En Marzo de 2011 la costa Noreste de Japón sufrió los efectos de un terremoto de 8,9 puntos según la escala de Ritcher, lo que generó un tsunami con olas que superaban los 40 metros. Al momento que esto ocurría, 3 de los 6 reactores que tenía la central japonesa Fukushima I estaban funcionando, mientras que los restantes (4, 5 y 6) se encontraban detenidos bajo  una inspección de rutina.
La falta de existencia de muros de contención contra tsunamis posibilitó que el agua ingrese a la central e imposibilite el control sobre estos tres reactores, que se detuvieron a las 11:41 del 11 de Marzo, cuando minutos antes había empezado a operar con un sistema de energía alternativa por los daños causados por el movimiento sísmico. Al producirse estas fallas, radiación se escapó de los reactores, obligando al gobierno nipón a evacuar el primer un área cuyo radio con centro en la planta nuclear era de 10 kms. A las personas evacuadas se las apartó del lugar para evitar recibir mucha radiación en sus organismos y se les suministró una dotación especial de Yodo para evitar la aparición de un cáncer dada la exposición a las sustancias tóxicas. Al día siguiente se evacuó a más habitantes extendiendo el radio a 20 kms, y a los pocos días a 30 kms, dejando esta zona en un típico ambiente desértico, dejando sin actividad económica a toda la región afectada.
La consecuencia económica inmediata de este acontecimiento se ve reflejada tan solo dos días después, con una caída notable del Nikkei 225  (índice bursátil nipón, equivalente al Merval Argentino o al Ibex Español), alcanzando una caída del 14% a pesar del esfuerzo del Banco Japonés por evitar esta disminución, y desembolsando para ello más de 46 mil millones de euros.
Estudios posteriores estimaron que las pérdidas económicas superaron los 75 mil millones de euros, mientras que el Banco Mundial evaluó por su parte que estos iban entre 87 y 166 mil millones de euros.
Una consecuencia de todas estas pérdidas es que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico reduzca la previsión de crecimiento de la economía japonesa de un 1,7% a 0,8%.
Esta gran pérdida generó una alarma en el resto de los países con grandes centrales nucleares, haciendo que estos refuercen los controles y previsiones para evitar desastres, ocurriendo esto en Italia, Suiza, Grecia, Alemania, Chile, entre otros.


Acá podes dejar tus consultas...

0 comentarios:

Publicar un comentario