Participá del programa

Ganá los regalos

jueves, 12 de junio de 2014

11 - ¿Quien sos?: Sedes de mundiales


Por el 21:56



Tenemos el gusto de contar nuevamente con el historiador Jorge Pyke, uno de los con directores del proyecto. Le vamos a consultar sobre el antes y después de las sedes de los mundiales. ¿Que impacto tiene políticamente? ¿Como se aprovechan (si es que lo hacen) las inversiones realizadas? Y muchas mas dudas...





Historia: Economía pre y pos mundial

¿Cuál es el impacto que produce la inversión que implica adecuar la infraestructura al Mundial?

Desde un tiempo a esta parte, el armado de la infraestructura destinada a la realización de este tipo de eventos, representa un excelente negocio para empresas privadas y grandes corporaciones que en cierta forma monopolizan todas las operaciones, o al menos las más importantes, destinadas a proveer los bienes y  servicios destinados exclusivamente a la realización del campeonato.  Generalmente, los países anfitriones no reciben grandes utilidades.  En algunos casos, y la historia lo demuestra, al estado sede le quedan más deudas que ganancias.  Podemos citar dos ejemplos: el mundial de Argentina en 1978 y el de Sudáfrica de 2010.

¿Cómo lo aprovechan luego de los Mundiales (hay muchos estadios abandonados de ex sedes de Mundiales y JJOO)? 

Generalmente, la infraestructura que queda luego de un campeonato de tal magnitud, es aprovechada.  Principalmente y más allá de la cuestión costos, las sedes latinoamericanas (de tradición futbolera) aprovecharon principalmente la construcción de nuevos estadios y la remodelación de los viejos.  Incluso en los Estados Unidos (sede del Mundial 1994) se continúa aprovechando la infraestructura creada a tal efecto.  Creería que no existen muchos estadios abandonados, principalmente en aquellos países que fueron sedes de campeonatos mundiales de futbol. 

Dicen que si Brasil gana el Mundial Dilma tiene la reelección casi asegurada. ¿Qué dice la experiencia de Mundiales anteriores? 

Primero debemos mencionar que existe una historia del deporte y dentro de ella se destaca la historia de los mundiales de futbol.  Hay que aclarar que no son muchos los trabajos realizados sistemáticamente y por lo general, los historiadores son personas dedicadas al periodismo deportivo.  Sin embargo, el historiador puede fácilmente relacionar los aspectos políticos, sociales y económicos con la realización de este tipo de eventos.  El Brasil tiene experiencia en organizar mundiales (Brasil 1950) y también en ganarlos.  Sin embargo, según lo que nos muestran las noticias, no toda la sociedad brasileña está de acuerdo con este mundial y las manifestaciones en contra aumentan a medida que nos acercamos al partido inicial.
Dejando de lado el problema brasileño, la historia de los mundiales guarda una estrecha relación con algunos sistemas políticos autoritarios y antidemocráticos.  En tal sentido, podemos mencionar el segundo campeonato que se realizó en 1934 en Italia, bajo la dictadura de Benito Mussolini.  Este dictador utilizó dicho evento como propaganda de su gobierno.  Pero los argentinos tenemos una imborrable experiencia en tal sentido [acá puede arrancar el audio con unos segundos del Himno del Mundial ‘78].  En 1978, el país se vio envuelto entre una dictadura militar sanguinaria y una de sus grandes pasiones deportivas: el futbol.   La historia de cómo nuestro país fue designado como sede del mundial es bastante oscura y guarda relación con el accionar del terrorismo de Estado que inició el entonces presidente de facto, el teniente general Jorge Rafael Videla.  Así, la convocatoria deportiva se constituyó en el eje político del gobierno militar.  El Mundial ’78 fue instrumentado para lograr consenso y apoyo social.  ¿Cuál era la situación económica en aquel entonces? Vivíamos una etapa de fuerte recesión y caída de la producción industrial, la inflación estaba en aumento con alto deterioro de los salarios.  Eran los tiempos de José Alfredo Martínez de Hoz y gran parte de la población no estaba conforme ni con el régimen militar ni con su política económica de neto corte neoliberal.  Fue en este contexto que los militares intentaron generar en la sociedad el “espíritu del Mundial” con el fin de crear un optimismo (artificial) que generara la tan ansiada unidad nacional.  En tal sentido, los trabajos organizativos encarados a un alto nivel buscaron de todas las maneras posibles revertir la imagen desprestigiada que tenía el gobierno argentino ante el resto del mundo.  Principalmente en materia de Derechos Humanos.  Así, fuera del país, se organizaron grupos con el objetivo de boicotear el mundial, principalmente desde Francia.  El gobierno argentino debió hacer frente a esta campaña y a tal fin de julio de 1976, creó el célebre Ente Autárquico Mundial 1978, más conocido como EAM ’78.  Al frente de este organismo estuvo un personaje nefasto para la historia del país: el capitán de navío Carlos Alberto Lacoste, quien respondía directamente ante el almirante Emilio Massera (integrante de la Junta Militar gobernante).  A través de este organismo descentralizado, el gobierno invirtió más de 500 millones de dólares destinados a infraestructura (construcción de estadios nuevos y modelamientos de otros).  Durante el mes que duró el campeonato, que lo ganó la Argentina, las movilizaciones populares fueron impresionantes.  No obstante, luego de la finalización del campeonato volvieron los problemas económicos y principalmente el Estado continuó con su política basada en el terror.  En este sentido, los militares no lograron el objetivo propuesto que fue unir al pueblo para lograr un apoyo incondicional a su proyecto político.  Desde el punto de vista económico, el balance final nunca quedó claro  pues no se realizaron balances ni rendiciones de cuentas por parte del EAM ’78.  Se pudo conocer que la inversión alcanzó unos 5210 millones de dólares.  Otros investigadores hablan de algo más de 600 millones.  Se debe destacar que una cuarta parte de esta suma le costó a España organizar el campeonato realizado allí en 1982.  El  legado del Campeonato Mundial de Fútbol Argentina 1978 debería ser más estudiado en todos sus aspectos, pues impactó de lleno sobre la economía, la política, la estructura de muchas instituciones y también sobre la sociedad argentina que aún hoy lo recuerda con sentimientos encontrados.

Muchos países que fueron sede llegaron a la final y ganaron, ¿cuantos llegaron y cuantos ganaron, a que puede deberse? 

Así es, no todos los países que fueron sedes salieron campeones, algunos llegaron a la final y la perdieron, otros ni siquiera llegaron a esa instancia.   La historia nos cuenta que el primer mundial realizado en 1930 en Uruguay lo tuvo como el primer campeón.  Lego en 1934, siendo sede los italianos levantaron la copa.  En 1950, en el Brasil se produjo el famoso “Maracanazo”, el partido final en el que Uruguay se consagró campeón.  En 1958, se jugó el mundial en Suecia y este país llegó a la final y perdió contra Brasil.  En 1966, en el mundial de Inglaterra, este país llegó a la final y se consagró campeón del mundo.  El mundial de 1974, realizado en Alemania lo ganaron los locales.  En 1978, la Argentina se consagra por primera vez campeona del mundial que había organizado.  Finalmente, el mundial organizado En Francia 1998, el país anfitrión se consagró campeón.  Es indudable que estos logros tienen además del componente deportivo una fuerte marca proveniente de la situación de local y del nivel de afición que tenga la sociedad hacia ese deporte.

Jorge N. Pyke.

Fuentes:

http://www.territoriodigital.com/nota2.aspx?c=9278137847379576
http://www.institutomemoria.org.ar/notas/071121certamen/071121ensayo2.pdf
Lobato, Zaida y Suriano Juan: Atlas histórico de la Argentina.  Buenos Aires.  Editorial Sudamericana, 2006.-
Rapoport, Mario y Otros: Historia económica, política y social de la Argentina (1880-2000). Buenos Aires, Macchi, 2000.-



Acá podes dejar tus consultas...

0 comentarios:

Publicar un comentario