Participá del programa

Ganá los regalos

viernes, 4 de abril de 2014

04 - ¿Quien sos?: Silvio Gesell


Por el 17:46



Nuestro bloque de historia, hoy conocemos a Silvio Gesell, el economista ¿argentino? mencionado por el mismísimo Keynes en su "teoria general". El es es presentado por nada mas y nada menos que Jorge Pyke, un distinguido profesor de la Universidad Nacional de Misiones, y ademas, referente de nuestro proyecto en temas de historia. Todo un honor, no te podes perder éste bloque.




El pensamiento de Silvio Gesell (1862-1930)

Cuando Keynes publicó su Teoría general… en 1936, ubicó a Silvio Gesell dentro de su reducida lista de economistas que lo inspiraron para escribir su obra.  Muy pocos habían hasta ese entonces escuchado hablar de este economista que había escrito sus ideas observando la marcha de la economía argentina.  Sin embargo, aún en estos días, el pensamiento de Gesell se encuentra dentro de un “submundo” de economistas.

Silvio Gesell había nacido en lo que es actualmente Bélgica en 1862, pero en ese año el pueblo donde había nacido pertenecía a Alemania (Prusia).  Murió en Eden (Alemania) en 1930.  Hablaba perfectamente el francés y el alemán, luego aprendió el castellano.  Era el séptimo de nueve hermanos.

Legó a la Argentina como un inmigrante más en1887 (tenía 25 años).  Siempre se consideró alemán.  Tenía nueve  hermanos.  Todos fueron grandes aventureros que se desperdigaron por diferentes lugares del mundo.    Gesell ya había estado unos dos años en España.  En Berlín comenzó vendiendo artículos odontológicos para su hermano.  Así siempre estuvo vinculado al comercio.

Al llegar al país no tenía dinero.  Pero tenía artículos de odontología que le había dado su hermano para vender.  Tuvo una gran oportunidad ya que no había competencia en el negocio de venta de estos artículos.  Así en poco tiempo, logró importantes y lucrativas ventas y muchos pedidos.  Muy pronto abrió su propia empresa “Silvio Gesell” representante de su hermano en las ventas de artículos para odontología (equipamiento).  Pero también se dedicaba a introducir artículos de farmacia.  Muy pronto Gesell había hecho una gran fortuna.  Siempre se dedicó a la venta de artículos medicinales.  Viajaba permanentemente a Europa y ahí quedó la mayor parte del tiempo reflexionando y analizando su actuación económica en la Argentina, en fin, sus experiencias.

Los fundadores de Villa Gesell fueron sus hijos y colonizaron parte de la costa atlántica.

Popescu habla de Gesell como reformador social: él llegó al país en medio de la crisis de 1890-1900.  Debido a sus constantes triunfos en los negocios, se vio obligado a leer todo lo que tenía a su alcance para hacer sus previsiones comerciales.  Así, leía artículos y seguía los debates en el Congreso sobre las cuestiones económicas.  También leyó algunos tratados de economía y estaba al tanto de los dos sistemas de política económica del momento: capitalismo y colectivismo.  Aunque leyó a Marx, su teoría no le satisfizo.  Aparentemente lo que le impactó a Gesell fue la idea del “dinero libre”.

Obras:

1891: escribe La reforma monetaria como puente hacia el Estado Social.  Cuarenta y cinco páginas donde criticaba el patrón oro y el metalismo.  En esta obra incorpora la idea de una moneda libre.  Según Gesell, el sistema de la libre moneda, logra liberar el dinero del pago de intereses, que es un ingreso sin trabajo.
En el mismo año escribe también “El nervio de las cosas”, aquí amplía sus ideas y hace una reflexión metodológica sobre la técnica de abstracción aisladora empleada en un modelo inicial de una economía cerrada.

1892: “La nacionalización del dinero”.  Estos trabajos los escribió en alemán para someterlos a críticos europeos.  Sin embargo no logró cosechar ni la menor crítica sobre sus escritos.  Gesell proponía en sus obras una serie de reformas que se adaptarían a la situación que atravesaba el país hacia 1890 y la política de emisión a la que se vio obligado el gobierno.

1893: ante esta situación Gesell publica otro escrito en castellano: El sistema monetario argentino; sus ventajas y su perfeccionamiento.  Allí sostenía: “Estamos acostumbrados aquí, en la República Argentina a envidiar a los pueblos que tienen monedas metálicas y desde el ministerio de hacienda hasta el último changador no hay una persona que no desee ver circular la antigua y prehistórica moneda de metal.  No hay en toda la República ni una sola persona que no esté convencida, que todos los trastornos financieros del país se deben al billete monetario y los mismos deudores, es decir la gran masa de pueblo, están perfectamente convencidos que el día que aquí circulara el oro, viviremos en opulencia. ¡Pobres inocentes!.”   Gesell estaba en contra del patrón oro y prefería el patrón papel.  ¿Qué proponía en tal sentido? Crear un banco regulador del valor del dinero, cuya principal función sería manipular la emisión fiduciaria aumentando o restringiendo las emisiones a fin de mantener la estabilidad del cambio y regularizar el precio del billete.  Según señala Popescu: “Para regularizar el valor interno del billete propone que las medidas de manipulación monetaria se funden en números índices ponderados de los precios de los principales artículos.”  También proponía que el gobierno argentino creara una liga de países deudores en oro con el fin de reducir el valor de sus deudas mediante la implantación del papel inconvertible.  Estas ideas las comunicó a congresistas, periodistas y profesores, pero no logró tener mayor repercusión.  El gobierno seguía prendido al patrón oro.  Pero cuando en 1896 y 1897 la Argentina comenzó a valorizar el peso mediante medidas de orden financiero (impuestos y recargos a la exportación) y a la quema de los billetes que ingresaban a la tesorería, Gesell escribió otro trabajo.

1898: La cuestión monetaria argentina, en este libro llama la atención sobre los efectos perniciosos que la consiguiente baja de los precios ocasionaría al incipiente desarrollo industrial del país. “Siga la Caja de Conversión quemando los billetes y no pasará mucho tiempo, que su chimenea será la única de todas las fábricas argentinas que mandará humo al cielo.”  En este trabajo amplió su teoría monetaria: “La historia nos enseña que la estagnación sorprendente y extraordinaria en el desarrollo comercial, industrial y general, el letargo en que el espíritu de los pueblos estuvo sumido durante todo el curso de la edad media, estuvieron acompañadas de la valorización del dinero y que la reacción que se nota a partir del descubrimiento del nuevo continente, estuvo al contrario caracterizada por una desvalorización del dinero… A partir del siglo XVIII, el precio del dinero estuvo otra vez subiendo y todo el tiempo que duró este encarecimiento del medio circulante no fue sino una serie de crisis, huelgas, revoluciones.  Y otra vez reaccionó el comercio, se desarrolló la industria, progresaron las instituciones públicas, renacieron el bienestar y la riqueza cuando la California entregó sus tesoros a los aventureros, cuando el dinero volvió a circular libremente, cuando los precios repuntaron en toda la línea.”  Más adelante Gesell decía: “Si observamos los detalles de cualquier crisis económica y remontamos hacia la causa que la produce, encontraremos sin dificultad que todos convergen hacia una causa común: la baja general de precios, o sea la valorización del dinero: y si al revés perseguimos los efectos de una valorización del dinero en todos sus detalles encontraremos la congruencia más completa con el significado que damos a la palabra ‘crisis’.  De modo que, todos los fenómenos que se observen durante una crisis resultan ser consecuencias necesarias, fatalmente necesarias, de la baja general de los precios o sea la valorización del dinero.”   También Gesell señalaba con respecto a este tema que: “…no queremos la abundancia de numerario en el sentido que le dio John Law, que le dieron los inflacionistas norteamericanos y los consejeros financieros de Juárez Celman.  La abundancia de numerario produce los efectos que Hume observó, cuando bajo el título de abundancia, entenderemos una cantidad suficiente para cubrir sin mezquindad las necesidades del mercado.  Todo exceso produce el alza de precios y lo que el comercio necesita es la fijeza de precios.”  Gesell reiteraba que paralelamente a la política de estabilidad de los precios debería llevarse a cabo una política tendiente a estabilizar el tipo de cambio, para lo cual proponía que el gobierno invitara “a todas las naciones que comercian con nosotros a una conferencia internacional en que se discutiera la política monetaria a seguir en todos los países para evitar las fluctuaciones en el precio del dinero de cada país.”  Nuevamente este trabajo no tuvo repercusiones a pesar de que trató de incentivar económicamente la discusión sobre el estudio del peso argentino.

Según Popescu, las ideas monetarias de Gesell se vieron reflejadas, en cierto modo, en la Ley 3871 o Ley de Conversión de 1899.  Según decía Gesell con esta reforma monetaria se dio un gran impulso a la economía lo que le resultaba muy halagador ya que era algo que él había previsto.

Gesell no encontró en el país nadie que siguiera y aceptara sus teorías, a pesar de haber publicado otros trabajos hasta comienzos del siglo XX.  Según dice Popescu, Gesell no encontró en nuestro país a nadie dispuesto a prestar atención a sus teorías, a pesar de haber publicado en el país otros trabajos.

Hay que tener en cuenta que existió una especie de movimiento geselliano pero en Europa.  Gesell vivió un tiempo en Suiza y ahí publicó una revista “Reforma monetaria y agraria” (1900-1904).  Hay una obra que resume sus ideas y la publicó en Europa bajo el título: El orden económico natural por libre moneda y libre tierra, pero esto lo publicó en el siglo XX y será tema para la segunda etapa del curso

Hay un dato interesante y es que en 1919, luego de la I Guerra, Gesell fue nombrado ministro de hacienda en el revolucionario gobierno de la república de Baviera.  Allí tenía la posibilidad de llevar adelante sus proyectos de reforma social.  Pero no lo logró ya que no duró ni una semana en el cargo. Fue tomado prisionero por cuestiones de políticas revolucionarias del momento. 

También existe un movimiento posgeselliano

“Todo, todo el gran complejo de interrelaciones de trascendencia mundial, todo su nexo con la historia, política y economía, todo lo que para el resto de mi vida me sirvió como guía para el norte de mis escritos, todo brotó en una sola media hora, con la idea del dinero libre.  Tan poderoso fue el impacto que me causó esta idea, que durante los tres siguientes días iba más bien saltando por mi pieza.  Mi propia mujer me creyó loco. (ver lo que opinaba Keynes) Sentía de veras como si mi cabeza se hubiera puesta instantáneamente más pesada.”

“Grandes esperanzas dan gran tranquilidad.” Orden económico natural de la libre moneda y la libre tierra"


Acá podes dejar tus consultas...

0 comentarios:

Publicar un comentario