Participá del programa

Ganá los regalos

viernes, 21 de marzo de 2014

02 - ¿Quién sos? - Martín de Azpilcueta Jaureguízar


Por el 14:11


Nuestro bloque de historia, hoy conocemos a Martín de Azpilcueta Jaureguízar a traves del persona que interpretó Nicolas Stupiski: Juan Raymundo.
¿Quien fue Martín de Azpilcueta Jaureguízar? ¿Que es la teoria cuantitativa del dinero? ¿Como estableció la teoria? Todo eso, nos enteramos viajando al siglo XVI.








Martin de Azpilcueta Jaureguízar

(Barasoaín, Navarra, 1492-Roma, 1586)
Es un intelectual español, que vivió en el siglo XVI, durante el auge del imperio español. Filósofo moral, teólogo, pensador político, jurisconsulto y estudioso de temas económicos. 
En el año 1556, doce años antes de que Jean Bodin (habitualmente considerado el pionero de la teoría cuantitativa del dinero), Azpilcueta escribe sobre uno de los principales problemas económicos de la época: las aceleradas fluctuaciones en el valor de la moneda y en el nivel general de precios.
Escribe:
“La moneda de oro, por su particular falta, puede valer más de lo que valdría si hubiese abundancia de ella”
“Toda mercancía se hace más cara cuando su demanda es más fuerte y su oferta escasea”
“En las tierras do ay gran falta de dinero, todas las otras cosas vendibles, y aun las manos y trabajos de los hombres se dan por menos dinero que do ay abundancia del; como por la experiencia se ve que en Francia, do ay menos dinero que en España, valen mucho menos el pan, vino, paños, manos, y trabajos; y aun en España, el tiempo, que avia menos dinero, por mucho menos se davan las cosas vendibles, las manos y los trabajos de los hombres, que despues que las Indias descubiertas la cubrieron de oro y plata. La causa de lo qual es, que el dinero vale mas donde y quando ay falta del, que donde y quando ay abundancia” – (Comentario Resolutorio de Cambios-1556)

Azpilcueta considera al dinero como una mercancía más, y a partir de esto sienta las bases de la teoría cuantitativa del dinero y de la teoría del valor-escasez.
Por otra parte, en el seno de una sociedad católica que históricamente había condenado el préstamo con interés pero que se encontraba en el vórtice de un nuevo y pujante mercado de dinero, Azpilcueta realiza una incipiente justificación moral del préstamo con interés, la cual se terminaría de concretar recién en el siglo XIX.
Escribe:
“…todo comprador, todo arrendador, todo trocador que, por pagar de antemano y antes de recibir el provecho de lo que compra, arrienda o trueca, da algo menos del justo precio más bajo para paga entera dello, es usurario. Tal es también todo vendedor, todo alquilador o que da algo a renta que, por él dar más largo plazo para la paga, le lleva algo más del justo precio más alto. Porque todos los sobredichos toman o quieren ganancia estimable a dinero, principalmente por razón del emprestido paleado y encubierto… Síguese, quánta razón ay de rogar a Nuestro Señor que dé arrepentimiento con restitución a los que arriendan obispados y beneficios, maestrazgos, provincias, señoríos, lugares, pechos, alcabalas u otras rentas de reyes, obispos, señores y beneficiarios y otros particulares necesitados, por mucho menos del justo precio por adelantar la paga un año, y por menos si adelantan dos, y por menos si adelanta tres. Quánta ay también de rogarle que lo mismo haga con los que al revés venden especias, clavo, pimienta, paños, sedas, tapicería, libros, papel y otras cosas semejantes, bueyes, vacas, yeguas, ovejas y otros ganados, a los que dello tienen necesidad, para se sostener o para mohatrar y venderlo luego a menos precio, y les llevan más del justo precio más alto por darles plazo para la paga dello, y aún tanto más llevan, cuanto mayor es el plazo”

 Azpilcueta fue en muchos aspectos un precursor de la etapa moderna del pensamiento occidental.

Nicolas Stupiski
Lic. en Economía




Acá podes hacer tus consultas...

0 comentarios:

Publicar un comentario