Participá del programa

Ganá los regalos

viernes, 21 de marzo de 2014

02 - Economías del Futuro - Sociedades de Consumo y los mas chicos


Por el 14:12


Bloque hecho por los conductores y la productora del programa. ¿Nos fuimos convirtiendo en sociedades de consumo? Hoy en día, el consumo está presente durante todos los momentos de nuestra vida. ¿Cuando nos convertimos en consumidores compulsivos? ¿Que son las sociedades de consumo? ¿Los mas chicos participan del consumismo? ¿Que podemos hacer para favorecer el consumo responsable? Muchas respuestas que son develadas, ademas, muchas recomendaciones... ¡No te podes perder los documentales sobre el tema!








¿Y tú, cuánto cuestas?


(So, what is your price?) es un documental de 2007 dirigido por Olallo Rubio sobre la cultura mexicana y estadounidense. Fue estrenado el 18 de mayo de 2007 en los dos países y reestrenado en versión DVD el 16 de octubre. El documental está escrito en clave humorística criticando a los EEUU y a su superficial ciudadanía.


Introducción

Es tan poderoso, que los hombres han muerto por protegerlo. Hay quienes han matado para destruirlo. Ha gobernado la Tierra durante años, debajo de nuestras narices. ¿Qué pasaría si el símbolo más poderoso de la Tierra pudiese sustituir al espíritu humano para siempre?

No importa cuánto hayas aprendido… ganado, todos tenemos un precio porque los humanos están en venta. ¿Y Tú, cuánto cuestas?

Se llama Charlie. Nació hace 72 días. Es una criatura hermosa. Mírenlo, qué bonito bebé. Tiene toda su vida por delante. Como todo bebé estadounidense promedio, en el próximo año explorará todo a su alrededor. Para Charlie, todo es nuevo. Todo es un misterio. Todo es extraño, pero atractivo. Charlie es curioso. Es encantador, amoroso, bonito y su mente es muy frágil.
Para cuando Charlie tenga 65 años, habrá visto 2 millones de comerciales. Para cuando tenga 18 años, habrá visto 200.000 actos violentos en TV o aún más en sus equivalentes electrónicos. En sus primeros años. No sabrá distinguir entre comerciales y programas de televisión. No sabrá que los comerciales quieren venderle algo. A los 3 años, Charlie reconocerá marcas. La lealtad hacia las marcas comenzará a los 2 años. Charlie verá 3 horas y 46 minutos de TV cada día. Eso es más de 52 días de programas ininterrumpidos por año. Estará expuesto a entretenimiento audiovisual interactivo por más de 5 horas al día. Casi un tercio del tiempo que pasará despierto. A los 65 años Charlie habrá pasado casi 9 años pegado a un televisor o su equivalente electrónico.
Su nombre es Charlie. Edad: 72 días. Charlie será adicto a una droga electrónica. Su cerebro será lavado y manipulado. Su vida será programada por poderosas corporaciones o su equivalente económico.
Su nombre es Charlie. Edad: 72 días. Su nombre es Charlie. El sistema controlará su actitud. El sistema fabricará sus temores. Nutrirá sus inseguridades. Deformará su visión. Su cuerpo no le pertenecerá. Su mente no le pertenecerá. Sus ideas no le pertenecerán.
Charlie es un producto diseñado para consumir otros productos. Sentirá que debe comprar lo que los medios le digan y será lo que los medios quieran.
Su nombre es Charlie. Algún día, Charlie morirá. ¿Qué respuesta le darán los medios cuando empiece a hacer preguntas sobre el misterio más enigmático de la vida? "La vida es breve, comprá más."
¿Cuánto cuestas?

 Consumismo

Sociedad de consumo es un término utilizado en economía y sociología para designar el tipo de sociedad que corresponde a una etapa avanzada de desarrollo industrial capitalista y que se caracteriza por el consumo masivo de bienes y servicios, disponibles gracias a la producción masiva de estos.” Wikipedia.

Es un estilo de vida, es el motor del sistema y no una simple característica.
Productivismo, es la creencia que las necesidades humanas solo se pueden satisfacer mediante la permanente expansión del proceso de producción y consumo, transformados en el fin último de la organización humana. Entonces productivismo y consumismo son dos caras de una misma moneda.

Obsolescencia percibida

Volver obsoleto aquello que físicamente no es obsoleto Ej: la moda.
Frederic Beigbeder escribió en el primer párrafo de su libro “13.99 euros” dice:

“…soy publicista… el que los hace soñar con esas cosas que nunca tendrán…cuando a fuerza de ahorrar, logran comprar el coche de sus sueños, el que lance en mi última campaña, yo ya habré conseguido que este pasado de moda. Les llevo tres temporadas de ventaja, y siempre me las arreglo para que se sientan frustrados… hacer que se les caiga la baba, ese es mi sacerdocio. En mi profesión, nadie desea vuestra felicidad, porque la gente feliz no consume.”

Comprar, tirar, comprar (Obsolescencia programada)


Título de un documental dirigido por Cosima Dannoritzer sobre obsolescencia programada o también conocida como obsolescencia planificada. Muestra como la mayoría de las empresas diseñan sus productos para que duren mucho menos, para así incentivar su consumo. En el documental hablan empresarios, ingenieros, economistas, investigadores, se recuperan voces como las de Tomas Edison o Brooks Stevens.

Introducción

Todo comenzó con la bombilla, es uno de los primeros ejemplos de obsolescencia programada, las creaban para que fallen. Lectura de un documento empresarial, "La vida media de las bombillas de iluminación en general no deben estar garantizadas, publicadas ni ofrecidas por valor que no sea 1000 horas".

¿Sabían que las bombillas se crean para durar 1000 horas cuando podrían hacerlo durante más de 100 años? ¿Que un chip limita el tiempo de vida útil de las impresoras? ¿Que las medias de nailon prácticamente irrompibles se dejaron de fabricar porque las mujeres no necesitaban comprar más?

Tras la crisis de 1929 (en 1932), Bernard London proponía terminar con la gran depresión lucrando a costa de la sociedad a través de la obsolescencia programa y obligada por ley. Propuso una ley cuya base era la obsolescencia programada (nunca promulgada), con la que pretendían que todos los productos tengan fecha de caducidad, para maximizar los beneficios y generar empleo. Sin embargo, el término fue popularizado por primera vez en 1954 por Brooks Stevens, diseñador industrial estadounidense.

Obsolescencia programada, ante la imposibilidad de la imposición legal (incluso se prohibió) se busca el deseo del consumidor de adquirir el producto. El deseo del consumidor de poseer algo un poco más nuevo, un poco mejor, un poco antes de lo necesario. Se analiza la falsa idea de la búsqueda de la felicidad a través del consumo desmesurado. Nos exponen las nuevas soluciones que van surgiendo para eliminar estas prácticas insostenibles.
Se produce más, genera más empleos, pero no se muestran las terribles consecuencias medioambientales que genera este sistema que genera toneladas de residuos inútilmente.
Apple y los hermanos Neistat, quienes al poco tiempo del lanzamiento del iPod, se dieron cuenta de que la batería duraba entre 8 y 12 meses tras lo cual Apple recomendaba cambiar el aparato por uno más nuevo. Tras llegar el asunto a los tribunales, la empresa de la manzana solucionó el caso con los demandantes comprometiéndose a asegurar dos años de vida en sus iPods y estableciendo un departamento de recambios para aquellos modelos que no ofrecían posibilidad de cambio de batería.

Consumismo en los chicos y jovenes

La economía es una ciencia social, y si de sociedad hablamos no podemos dejar fuera a esos pequeños consumidores que influyen, y de manera significativa, en la economía doméstica: Los niños.

Niños de hoy, adultos del futuro

Un especialista en el tema como McNeal (1992) ha puesto en evidencia los tres aspectos de interés que representan los niños en el contexto del consumo:
  • como consumidores directos,
  • como mercado de influencia y
  • como mercado futuro.

Numerosas son las estrategias de marketing que se focalizan sobre estos aspectos, apelando fundamentalmente a la publicidad como principal recurso para lograr sus objetivos. Las condiciones o características culturales y naturales de los niños son propicias para ello, ya que como señala el mismo autor, la publicidad tiene la habilidad de convencerlos de querer y desear prácticamente cualquier producto, produciendo en ellos tres tipos de comportamientos, no siempre positivos: compra, pedido de compra, y  conducta antisocial (el pedido de compra conduce muchas veces a conflictos entre padres e hijos).
Aun cuando ciertamente como consideran muchos especialistas el consumo se ha convertido en un acto social con pleno derecho de la misma manera que lo es el ejercicio de la ciudadanía, también es evidente que los niños se encuentran, por la falta de experiencia y las carencias propias de su desarrollo cognitivo, indefensos frente a estrategias de venta poco éticas.

McNeale (1992) interpreta el segmento de mercado de niños (entre 4 y 12 años) formado por:
  1. Consumidores primarios. Las compras efectuadas directamente por los niños constituyen el mercado primario del segmento.
  2. Influenciadores del consumo. Los pedidos de compra que inducen el acto de compra en otra persona, principalmente los padres.
  3. Consumidores futuros. El comportamiento, preferencias y actitudes que se gestan durante la infancia y trasladan a la vida adulta.

Esta clasificación obedece a las diferentes situaciones del niño en relación con el acto de consumo.

Según estudios un niño de 3 años, aun no sabiendo leer, puede elegir productos teniendo en cuenta la combinación de colores y la forma de los paquetes, comienza a ser fiel a determinadas marcas. 

Desde los 4 y hasta los 8 años determina gran parte de las compras, sobre todo de productos alimenticios, del hogar. Sabe leer y comienza a internalizar hábitos de consumo.

De los 9 a los 12 años y con dinero en las manos es un consumidor maduro. Un gran experto en la selección porque tiene claro algunos criterios con respecto a lo que le gusta y no le gusta. Conoce cualidades y calidades de los producto, sabe cuánto cuestan, que ventajas presentan unos sobre otros y cual conviene comprar según el uso que le daremos. Hace el 50% de sus compras independientemente porque tiene dinero de bolsillo para gastar.

El rol de los adultos (recomendaciones)


  • El efecto de compra en supermercados es un efecto educativo, es un juego de roles, el niño interpreta la compra como un juego, estoy aprendiendo y el niño aprende. Por eso uno de los elementos fundamentales de aprendizaje se da justamente con la familia desde los primeros años. La primera compra que realiza un niño la realiza con 2 años.
  • Los niños aprenden lo que viven, lo que ven. El proceso educativo es importante para lograr un consumo responsable. Marcar reglas y pautas sanas de consumo, el niño necesita explicaciones. Hacerle saber el valor del dinero, que es fruto de nuestro trabajo y nos sirve para adquirir otros bienes, es un medio de cambio y no un fin en sí mismo.
  • Dejar de regalar objetos para conseguir la aprobación de nuestros niños y, en cambio, brindarles nuestro tiempo con toda la atención puesta en ellos. Recrear el espacio del juego donde el juguete es un medio y no un fin en sí mismo. Que se valore el tiempo compartido y los objetos pasen a cumplir la función para las que fueron creadas.
  • Regalar con los niños una canción, o una ayuda, “un servicio”, y enseñarles que eso también es un regalo. Ellos se sentirán muy orgullosos si nos ven usar, como el mayor tesoro, el collar de semillas que enhebraron para nosotros, o decorar la oficina con el portalápiz que ofrece la sala. O si descubren que tienen mucho para dar, aunque no manejen dinero: una sonrisa, una caricia, una colaboración.
  • Algunas actividades pueden ayudar a que los pequeños aprendan a manejar y a dar valor al dinero, seguramente cada uno de nosotros tendrá su propio método para transmitir estos conceptos  a los niños…




Acá podes hacer tus consultas...

0 comentarios:

Publicar un comentario